• Editar

Blanca como la nieve, roja como la sangre

Una de las propuestas más interesantes para la Semana de Cine Espiritual, adaptación de la novela juvenil de Alessandro D´Avenia y dirigida por Giacomo Campiotti. La película nos cuenta la historia de Leo, un chico de dieciséis años que vive como otros adolescentes de su edad, entre mensajes de móvil, partidos de fútbol, riñas de sus padres y música… pero detesta el instituto y a los profesores. Y es que el instituto representa un color que no soporta: el color blanco. Para Leo las emociones tienen un color y precisamente el blanco es el del vacío, el silencio y la soledad. Sin embargo el color de los cabellos de Beatrice, la chica de la que está enamorado en secreto, es el rojo, el color de la pasión, el amor y la sangre. “Mis sueños tienen el color de tus cabellos”, le escribe en un mensaje… pero ella nunca le responde. Y es que Leo es tan tímido que no se atreve a hablar con ella directamente, por eso le pidió el teléfono a su mejor amiga, Silvia. Ella es su apoyo, le ayuda con los exámenes, siempre le escucha y le da buenos consejos, la quiere, pero solo como amiga… le falta el embrujo del rojo de Beatrice.

Sin embargo la vida de Leo cambiará con la llegada de un nuevo profesor, “El Soñador”, que le hace interrogarse por la vida y le anima a perseguir sus sueños. Pero cuando se decide a declarar su amor por Beatrice descubre que tiene leucemia y con el tratamiento no está mejorando. A su lado aprenderá algo importante, el valor de las pequeñas cosas de la vida y a no desaprovechar un solo día de su vida. Beatrice le ayudará a descubrir la diferencia entre pasión y amor y compartirá con Leo su experiencia de amor de Dios, una experiencia que ha crecido con su enfermedad. Una película interesante para trabajar con adolescentes con valores como la amistad, el amor, la sinceridad, la generosidad, la fe, las preguntas sobre Dios, la importancia de perseguir los sueños y la labor educativa del profesorado. Una gran elección para la Semana de Cine Espiritual.